LAS CANCIONES DE ALMODÓVAR III (UNA SEGUNDA PIEL)

por deberes y privilegios

La última parte de este repaso a las canciones de las películas de Almodóvar, nos ofrece quizás el conjunto más ecléctico, y una unión cada vez más solida entre las historias que cuenta y la música que las acompaña.

TODO SOBRE MI MADRE

La película con la que Pedro consiguió su primer Oscar fue un éxito abrumador y consiguió como pocas el reconocimiento unánime dentro de nuestras fronteras. Supone además la consolidación de la pareja Iglesias – Almodóvar, sosteniendo el primero el peso casi total de la música de la película. Con una partitura oscura y melancólica, el compositor estremece con sus piezas y rematan una película redonda de principio a fin. Solo dos temas del argentino Dino Saluzzi, dominados por el acordeón, completan el hilo musical del film. El tema más recordado de la película es, sin embargo, Tajabone del senegalés Ismael Lo. Una pieza que a priori puede chocar con el universo de Almodóvar pero que es utilizado para retratar una Barcelona sórdida, y que consiguió un relativo éxito gracias a la película.

 

HABLE CON ELLA

De nuevo Alberto Iglesias compone una de la músicas más hermosas para un film de Almodóvar, obteniendo su segundo Goya junto al manchego. Si en su anterior película, la música estaba protagonizada por trompetas y cuerdas acercándola de manera clara al jazz, en esta Iglesias se acerca a sonido más populares en España: el pasodoble, el bolero e incluso el flamenco (con la ayuda de Vicente Amigo) son las bases del músico para crear la atmósfera del film. Junto a ellas, el Cucurrucucú Paloma de Caetano Veloso o Por toda a minha vida de Elis Regina arropan y dan calidez en momentos puntuales de la película. Escogemos Raquel de Bau, que acompaña una de la escenas con Pina Bausch de protagonista.

 

LA MALA EDUCACIÓN

Tras dos éxitos consecutivos, Almodóvar aborda una historia complicada e irregular que no consiguió la aceptación esperada, a pesar de contener algunas de las escenas más destacables de su filmografía. Iglesias compone de nuevo una partitura extensa, como viene siendo ya habitual, oscura y dramática que la emparenta de alguna forma con la compuesta para Todo sobre mi madre. Junto a los temas de Alberto Iglesias nos encontramos con unos cuantos temas muy diferentes entre sí pero perfectamente encajados en la película: una versión de Moon River, dos temas de Sara Montiel ( Quizás quizás y Maniquí Parisien) y una canción de Little Tony que acompaña uno de los momentos más ligeros del film:

 

VOLVER

Tras el relativo fracaso de La Mala Educación, Almodóvar consigue su mayor éxito reciente con una historia de mujeres, desencuentros y rencores. Iglesias recurre a composiciones de marcado acento español, muy acordes con los escenarios y situaciones de la película. Junto a éstas, el tema clave de la película interpretado por Estrella Morente sonó hasta la saciedad en todo el mundo y es, sin duda, el protagonista musical absoluto. Las Espigadoras abre la película de forma magistral, y en un momento festivo del film, Almodóvar nos cuela un tema de Saint Etienne que, si bien Raimunda nunca escucharía en su casa, a nosotros nos parece de lo más acertado:

 

LOS ABRAZOS ROTOS

Almodóvar inicia un periodo de oscuridad temática que no gustó demasiado tras el éxito anterior. Iglesias compone una melodía cargada de suspense y (nuevamente) oscuridad para una de las películas más tristes del director. Por otra parte Almodóvar nos demuestra estar al tanto de la actualidad musical y nos ofrece canciones desconocidas para el gran público, y que continuará haciendo en su siguiente film. Robot Oeuf de Uffie y Werewolf de Cat Power son los temas estrella de la película. Junto a ellas, un tema de Can, de la vanguardia musical de los setenta suene totalmente actual:

 

LA PIEL QUE HABITO

El último film de Almodóvar hasta la fecha es, sin duda, el más difícil y arriesgado de su carrera y no ha salido mal parado del todo. Una historia de factura visual impecable y protagonizada en lo musical por Alberto Iglesias, que juega entre el drama y el thriller a base de cuerdas desgarradas construyendo un personaje más en la película. Concha Buika ofrece dos temas aportando cierta calidez a un film opresivo y duro que ha encontrado una respuesta desigual entre el público. Como ya hiciera en Los Abrazos Rotos, Almodóvar da visibilidad a un tema actual que se ha convertido en una de las señas de identidad de la historia: Shades of Marble de Trentmoller:


A la espera del estreno de Los Amantes Pasajeros, en la que seguro volveremos a encontrar piezas a destacar, podemos constatar el peso que tiene la música en el cine de Pedro Almodóvar, y cómo ésta ha ido adquiriendo profundidad y riqueza a lo largo de más de 30 años.

Por Fran Martiáñez

Anuncios